La verdadera abundancia

La verdadera abundancia no se encuentra en la cantidad de dinero que ganamos o en lo que tenemos en el banco. Tampoco tiene que ver con la cantidad de cosas que podemos permitirnos comprar, ni de la casa en la que vivimos, ni de los viajes que podamos hacer.
 
La verdadera abundancia tiene que ver con la capacidad que tenemos para sentir que la vida es un continuo flujo de verdadera riqueza, además inagotable. Esta gran riqueza podemos sentirla con algo tan simple como el hecho de que cada vez que necesitamos aire podemos inhalarlo sin problemas, sin restricciones, o en la cantidad de semillas con que la naturaleza dota a los frutos. Existe un ilimitado flujo de todo aquello que nos es necesario y únicamente tenemos que abrir los ojos y observarlo.
 
La verdadera abundancia es una sensación de que la vida nos apoya, igual que nos apoyó durante los nueve meses de gestación en el vientre de nuestra madre. Nada hubo que hacer en esos meses, la vida se encargó de que todo nos fuera dado, de que cada órgano fuera colocado allí dónde tuviera que estar, para que un día pasado el tiempo adecuado, nuestro cuerpo estuviera terminado.
 
La verdadera abundancia es darse cuenta de que todos somos Uno y de que aquello de lo que careces es justo aquello que tienes que dar. Porque si a otro se lo das, a ti mismo te lo das. Cuando te falta algo es porque tienes que darlo y en ese acto de darlo automáticamente te estás convirtiendo en él que tiene ese algo y la vida, automáticamente, te lo devolverá con intereses.
 
La verdadera abundancia tiene que ver con olvidar los patrones y creencias heredados con respecto a cómo obtener y conservar el dinero. Todo aquello que nuestros ancestros nos legaron, esas creencias basadas en la escasez y el miedo, necesitan ser  reconocidas, observadas y transmutadas para poder crear una vida de verdadera abundancia y libertad.
 
La verdadera abundancia llega a nosotros cuando nos damos cuenta de que nuestro pequeño personaje nada tiene que ver con lo que somos. Nuestra verdadera naturaleza es enorme, ilimitada y lo contiene todo.
 
 ¿Cómo siendo Todo podríamos sentir escasez?
 4350ab_867cc3677d354c9faebd0726a9eb7080

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s