La leche y su calcio a debate

 
Aparte de los humanos, ninguna otra especie toma leche después de la infancia, y ninguna otra especie toma la leche de otra especie (salvo los perros y gatos domésticos que adquieren este hábito de los humanos).
A partir de los cuatro años de vida, la mayor parte de las personas desarrollan intolerancia a la lactosa, que no es otra cosa que la incapacidad para digerir el azúcar lactosa (presente en la leche), debido a que dejan de sintetizar la enzima digestiva lactasa. Las personas con intolerancia a la lactosa que beben leche, pueden sufrir calambres estomacales, gases y diarrea.
 
Además de ser una comida antinatural para los humanos, la leche de vaca, como otros productos lácteos, es insalubre. El doctor John A. McDougall denomina «carne líquida» a los productos lácteos, porque su contenido nutricional es muy similar. Los productos lácteos, además, son ricos en grasas y colesterol.
 
El cuerpo necesita diariamente 1000 mg de calcio. Un vaso de leche contiene 280 mg y 50 gramos de brotes de alfalfa 875 mg. , pero el marketing y nuestros hábitos nos llevan a consumir leche de vaca para ingerir el calcio que creemos que nuestro organismo necesita.
 
Es muy  interesante ver que  Japón, con un pequeñísimo consumo de leche, cuenta con la menor tasa de diabéticos conocida.. Además, en Japón y China donde casi no se  consumen lácteos, poseen los más bajos niveles de osteoporosis,
 
La osteoporosis es una enfermedad debilitante caracterizada por la baja masa ósea y por el deterioro del tejido óseo. Contrariamente a las afirmaciones de la industria láctea, esta pérdida ósea no se detiene o impide con un incremento en el consumo de calcio sino todo lo contrario, disminuyendo la ingesta de calcio e incrementando el magnesio..
 
Y si hablamos de la vida de las vacas lecheras, encontramos que por lo menos la mitad de los 10 millones de vacas criadas para ser ordeñadas en Estados Unidos, viven en granjas industriales en condiciones que causan un enorme sufrimiento a los animales. Viven amontonadas dentro de corrales o establos de ordeño con suelo de cemento, donde son ordeñadas por máquinas dos o tres veces al día.
 
Las máquinas para ordeño generalmente les provocan cortes y heridas que no ocurrirían si el ordeño fuese manual. Estas heridas promueven el desarrollo de mastítis, una infección bacterial dolorosa. Más de 20 clases diferentes de bacterias causan la infección, que se propaga fácilmente de una vaca a la otra y si no es controlada, puede provocar la muerte.
 
En algunos casos, las máquinas para ordeño también producen descargas eléctricas como consecuencia de fugas de voltaje, causándoles a las vacas un gran malestar, miedo, daños en el sistema inmunológico y, en algunos casos, la muerte
 
Ademas, en las granjas actuales, las vacas viven sólo entre cuatro y cinco años, en contraste con la expectativa de vida de 20-25 años que disfrutaban en épocas anteriores. Para conservar a los animales en un alto nivel de productividad, los productores las mantienen continuamente preñadas mediante el uso de la inseminación artificial
 
En definitiva, una vez más, conociendo la realidad podemos hacer uso de nuestro poder a la hora de elegir cómo alimentarnos y a quién implicar en ese acto.
 
Aquí os dejo información acerca de las fuentes vegetales de calcio

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s