El magnesio y su gran importancia

Pocas personas son conscientes del gran rol del magnesio en nuestros cuerpos. Millones de personas sufren a diario una deficiencia de magnesio sin siquiera saberlo.
El magnesio es un mineral indispensable para nuestra vida. Forma parte estructural de nuestros huesos, músculos, sangre y tejidos diversos. El cuerpo lo necesita para producir energía, para sintetizar las proteínas y las grasas, para la actividad muscular en la contracción y la relajación, para las diversas funciones del sistema nervioso, además de usarlo para metabolizar, entre otros componentes, el calcio.
Por mucho que sea desconocido, la realidad es que más del 75% de la población tiene deficiencia de magnesio, siendo un mineral fundamental para nuestra salud. Su deficiencia es a menudo mal diagnosticada, ya que no aparece en los analísis de sangre, debido a que solo el 1% se almacena en la sangre.
El magnesio, al igual que la vitamina D, es multifuncional lo cual le hace indispensable para nuestro organismo y pueden ser también múltiples los perjuicios por su deficiencia en la dieta.
Sin embargo, nuestra dieta, en la mayoria de los casos está carente de este mineral. Esta carencia es debida a que estamos abonando la tierra con nitrógeno, fósforo y potasio desde los años 50 y los suelos, dependiendo del cultivo, extraen cerca de 20 kilos de magnesio por hectárea y año, y no se restituyen.
Antiguamente los suelos se abonaban con el estiércol. En las deyecciones de los animales iba potasio, magnesio… Además, en los 50, los restos humanos también acababan en la tierra porque no había inodoros. Y donde faltaba se ponía guano, que son excrementos de aves marinas.
En el mundo occidental ingerimos menos de la mitad de magnesio que los japoneses. En nuestra cultura la dosis recomendada es de 350 miligramos al día, que según algunos expertos, no es cantidad suficiente, y los nipones, que son el pueblo más longevo y con un cociente intelectual promedio de 111, toman entre 600 y 800 miligramos. Ellos lo tienen gracias a sus suelos, que son muy ricos en magnesio. Disfrutan de la misma composición que los del Rift de África: cenizas volcánicas de olivino, piroxeno y anfiboles. Por eso los keniatas, los ‘kalenji’, y los etíopes ganan las carreras. Además, comen semillas, algún huevo, pollo… Ellos acumulan reservas de magnesio desde pequeños, sin embargo nosotros tomamos lo justo para vivir, salvo aquellos que ingieran mucho cacao, almendras, etc
Los primeros síntomas de deficiencia pueden ser ligeros. Como la mayoría del magnesio se almacena en los tejidos, los calambres en las piernas, los dolores en los pies, o ‘tics’ musculares pueden ser la primera señal. Otros signos tempranos de deficiencia incluyen pérdida de apetito, náuseas, vómitos, fatiga y debilidad. A medida que empeora la deficiencia de magnesio podemos sentir entumecimiento, hormigueo, convulsiones, cambios de personalidad, ritmos anormales del corazón y espasmos coronarios.
Su deficiencia se ha relacionado también con el autismo y otros trastornos neurológicos en los niños.
Una de las mejores formas de obtener el magnesio necesario es consumir alimentos que lo tienen en su composición orgánica. Resulta que el magnesio es necesario para hacer la fotosíntesis de las plantas, así que a mayor nivel de clorofila también es natural que la planta tenga mayor cantidad de este mineral asociado.
Los alimentos más ricos en magnesio son el cacao, las algas Agar-Agar, el arroz integral, las semillas de calabaza y las almendras, entre otros.
No obstante, existen suficientes suplementos en el mercado, muy recomendados por distintos especialistas como Ana María Lajusticia, Dr. Russell Blaylock o  el Dr. Ludwid Johnson. 
En España lo más utilizado es el carbonato de magnesio y el cloruro de magnesio. Cualquiera de los dos tienen ligeros efectos laxantes si los tomamos con el estomágo vacio. Cada persona decidirá si para ella esto es una ventaja o desventaja.
En mi experiencia, el magnesio ha cambiado mi vida. Yo llegué a sufrir todos los síntomas de carencia severa como contracturas, tics, incluso extrasístoles, que han remitido por completo desde que tomo suplementos de magnesio.alimentos ricos en magnesio

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s