Deporte si, pero ¿cuánto?

Con la llegada del calor es habitual comenzar a ver nuevos corredores. Nos causa mucho vértigo imaginar lo que los demás dirán de nuestra imagen cuando nos quitemos el abrigo y se pueda observar la cantidad de kilos que hayamos podido acumular durante el invierno.

Sin embargo, este ansia repentina por recuperar la figura perdida es poco saludable e incluso, peligrosa. Muchos de estos nuevos corredores suelen tener una gran cantidad de sobrepeso que carga muchísimo las articulaciones y hace sufrir en mucha medida al sistema cardiovascular, por no mencionar la angustia interior que reflejan sus caras al intentar movilizar esa cantidad de kilos.

En ocasiones he observado como estas personas después de esforzarse muchísimo en su carrera suelen coger el coche para ir a la vuelta de la esquina.

¿No sería más cuerdo comenzar con un caminar suave? También sería muy recomendable ir, poco a poco, incrementado la intensidad y duración, eso si, sin exceder nunca la comodidad del cuerpo. Además, nuestro estado físico no es siempre el mismo, son muchos los factores que tienen que ver con nuestro nivel de energía.

Si tuviéramos un mínimo de conexión con nuestro sentir interno podríamos darnos cuenta de que nuestro entrenamiento tendría que ser progresivo y de que nuestro cuerpo sabe hasta dónde se encuentra en armonía y entenderíamos que el poner el cuerpo al límite a diario es un grave error.

Aquí os dejo el testimonio, a ese respecto, de Pepe Imaz como deportista de élite.

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s