Otra economía es posible.

Por mucho que la definición habitual  de economía tenga que ver con la ciencia  que estudia los recursos, la creación de riqueza y la producción, distribución y consumo de bienes y servicios, para satisfacer las necesidades humanas, todos sabemos que la realidad es que la economía en la actualidad tiene más que ver con una «técnica» de priorización del valor de cambio de las cosas en lugar de observar su valor de coste y de uso.

Es una economía basada en la especulación y maximización del beneficio sin importar la destrucción de todo lo que se oponga a su avance, sin tener en cuenta la escasez de recursos naturales o la dignidad de las personas. Su punto de mira tiene que ver con creencias basadas en el egocentrismo y la competitividad que imperan en nuestra sociedad actual.

Afortunadamente otra economía está manifestándose, aunque nunca hallemos noticias de esta naturaleza en los medios de comunicación habituales.Gracias al avance en conciencia del ser humano en nuestros días, está surgiendo una nueva economía denominada economía consciente. Este nuevo modelo parte de una visión holística del ser humano y del medio en el que lleva a cabo su experiencia de vida. Se centra en fomentar estilos de vida que permitan la sostenibilidad de los recursos de la madre Tierra y de proporcionar una vida digna a todos sus integrantes.

Uno de sus principios es dar prioridad a la singularidad de cada uno de los miembros de la sociedad, estimulando desde la infancia el desarrollo de las capacidades y talentos de cada uno. Es por lo que considera indispensable también, un cambio radical en el modelo educativo actual, en el que sería necesario sacar a la luz la mejor y más lúcida faceta de cada una de los individuos de una sociedad evitando el adoctrinamiento actual de los alumnos.

En definitiva, se trata de una forma de ver las finanzas de forma más humana porque “la Economía no son matemáticas, sino ciencias sociales”, como decía hace poco Isabel Sánchez, directora regional de Triodos Bank en Cataluña y Aragón, en una entrevista en el diario comarcal catalán Regió 7, y también de entender que cualquier cambio siempre comienza en nuestro pequeño mundo individual.

Contempla también esta economía, los beneficios de las donaciones entre personas para conseguir una cooperación que antes o después revertirá su beneficio a cada uno de los miembros. Según palabras de Joan Antoni Melé «La opción más atrevida y de mayor impacto social hoy en día, desde nuestro punto de vista, es la de donar, cada uno desde su realidad». Donar, por ejemplo, como capital semilla para emprendedores innovadores y sensibles a las necesidades de los demás; donar para disminuir endeudamiento de los que se ven obligados a trabajar para devolver el dinero que se les prestó y ahora no pueden hacerlo por cambios en el escenario social y se ven abocados a olvidarse de ofrecernos el buen servicio para el que nacieron y crearon su iniciativa. El exceso de liquidez del que se habla, para el que lo tenga, que se pierde hoy en día en la especulación, tiene su función más sanadora y su oportunidad convirtiéndose en dinero de donación.

En definitiva, estamos ante un gran cambio en todos los ámbitos de nuestra sociedad y en la economía no podría faltar.

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s