Los disfraces de la vida

Siempre me había preguntado cómo era posible que la naturaleza se hubiera olvidado de dotarnos de alguna «envoltura» al nacer. Si nos comparamos con otros animales, el ser humano es el único que cuando nace necesita ser vestido y arropado. Los animales sin embargo, nacen con todo lo que necesitan en todos los sentidos.

Hoy, he creído entender que se trata de una especie de juego con el que se divierte  la Vida con nuestra especie. La naturaleza al dotarnos de eso que creemos que nos hace superiores, o sea la razón, entiende que razonando sabremos proporcionarnos aquello que necesitamos sin necesidad de traerlo de fábrica… Lo que probablemente era inimaginable, era el follón que hemos montado con esa necesidad.

Afortunadamente, nacemos desnudos de todo, de ropa, de creencias, de conocimientos y es por eso por lo que creemos que tenemos que ir proporcionando al recién llegado todo lo que nosotros consideramos necesario para su supervivencia.

Comenzamos con la ropa, los disfraces varían en función de la familia y la clase social en la que hemos nacido. Después continuamos con la llamada educación en la que se inculcan una serie de normas que, teoricamente, nos servirán para ser más felices el día de mañana. En esas normas se incluyen creencias obsoletas que huelen a naftalina, debido a que las guardamos sin haberlas aireada ni un poquito y luego nos permitimos entregárselas, así de enranciadas, a nuestros hijos.

Después de esta siembra los padres observamos, orgullosos en muchos casos, como nuestros hijos ya llevan sus disfraces con mucha soltura y que saben hacerse un «hueco» en la vida. Sin embargo, por mucho que creamos lo contrario, todo este adoctrinamiento no consigue personas felices, ya que según se puede observar en nuestra sociedad, el número de personas que sufren de depresión y ansiedad  va en aumento de forma imparable.

Esos hijos que nacieron desnudos y a los que nosotros nos empeñamos en engalanar, llegan a olvidarse de su verdadera esencia y a creerse que al llevar el disfraz, ellos son esos papeles que representan, y al ser esto una profunda mentira, algo en su interior comienza a perder la alegría de vivir y anhelar algo de lo que ya no se acuerdan. Comienzan entonces la búsqueda por la periferia de su vida,creyendo ser los protagonistas de sus historias y se involucran de tal forma en esos falsos papeles que llegan a convertirse en esclavos «voluntarios» del sistema en el que viven.

En ese juego inconsciente, a veces la vida mueve fichas despojándonos de alguno de estos disfraces, y como ya a estas alturas, se nos ha olvidado por completo que es un juego, nos defendemos con uñas y dientes para que ese papel nos vuelva a ser dado en el teatro de nuestra vida, muchas veces sin plantearnos siquiera si eso nos hacía felices o no.

En muchas ocasiones, en uno de estos despojes se produce, por fin, el recuerdo parcial o total que nos habla de quién realmente somos. Como por arte de magia entonces, caen los velos que nos tenían confundidos y la existencia se revela inocente, pacifica y sencilla y muy diferente a lo que pensábamos que era.

No obstante, en muchos casos, nuestros disfraces nos acompañan hasta el último momento de la existencia física, hasta el momento en que irremediablemente debemos rendirnos a la evidencia de que nuestro papel, solo era eso, un papel a representar, y entonces, en ese momento, también en ocasiones a la fuerza, entregamos nuestros disfraces recuperando la desnudez que de nuevo engalana a lo que comúnmente llamamos muerte.

En definitiva, si llegamos desnudos y nos vamos desnudos ¿por qué no vivir una vida sin disfraces? ¿Por qué no preservar la sencillez que nos introdujo en este mundo y que nos despedirá en nuestro último segundo?

 

2 comentarios sobre “Los disfraces de la vida

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s