Sociedad enferma y mutación

Por mucho que creamos ser libres, en la actualidad, eso es una falacia. En muchos aspectos vivimos abducidos y manipulados sin apenas ser conscientes. Creamos nuestra realidad  en base a las creencias que, una sociedad cada vez más enferma, ha ido procurando que sean la razón de nuestro actuar y de nuestro vivir. Nuestra experiencia de vida se desarrolla basada en el peso que esas creencias tienen en nosotros, empujándonos a la acción que de ese peso se deriva.

Se hace necesario, para experimentar una vida plena y, ante todo consciente, conocer cuales son esas creencias y conseguir que pasen por el filtro de nuestro corazón, sabiendo de esa forma, si son realidad para nosotros o quizá solamente son formas aprendidas de vivir que nada tienen que ver con nuestra esencia.

Entre muchas otras, una de las mayores manipulaciones se produce en nuestra sociedad a partir de la revolución industrial, momento en el que la supremacía del hemisferio izquierdo comenzó a hacerse cada vez más evidente, dando cada vez más importancia a todo lo que tuviera que ver con lo racional y lo científico y dejando cada vez más a un lado nuestra parte más abstracta, humana, artística y trascendente.

Esa supremacía de la razón ha conseguido desarrollar una sociedad enferma, obsesionada con la disección de la realidad en pequeñas partes separadas, que ha perdido de vista la gran inmensidad de la vida y la relación que todos tenemos con el Todo. Hemos creído que siendo capaces de poner nombre a cada de uno de los procesos naturales o emocionales los podemos llegar a dominar, además de olvidarnos de la magia que encierran, al creer entenderlos. Afortunadamente, la naturaleza no se deja dominar y poco a poco tendremos que ir despertando del sueño en el que nos encontramos.

Esta forma de vida, lleva a cabo una destrucción galopante de recursos y sobre todo un gran olvido de la esencia gozosa de la vida humana ya que vivimos sometidos a un sin vivir, que cada día es más evidente en una sociedad cada vez más enferma.

Es por eso que, cada vez más personas, comienzan a despertar del gran sueño de la razón. Se está produciendo un movimiento a nivel planetario en el que el corazón comienza a recuperar su sitio en equilibrio con la razón, y este movimiento está alcanzando, de forma lenta pero imparable, todos los campos sin excepción, por mucho que los medios de comunicación de masas intenten hacernos creer que no es así.La economía es uno de esos campos que, según economistas como Emilio Carrillo y Juan Torres se está enfrentando a una profunda mutación.

Aquí os dejo una tertulia que va más allá de lo que se debate en las tertulias habituales

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s