¿Quién te dijo lo que es vivir?

¿Quién te dijo que vivir no es pasear una mañana de primavera mientras te deleita el olor a flores? ¿Quién te dijo que vivir no es disfrutar del sol, de la mano de una persona amada? ¿Quién te dijo que vivir no es sumergirte en ríos, escalar montañas o tumbarte a la sombra de un manzano?¿Quién te dijo que vivir no es no hacer absolutamente nada, porque no te da la gana?

¿Quién te dijo entonces, que el vivir debe estar cargado de prisas, angustias, esfuerzo y sufrimiento? ¿Quién te dijo que todo el gozo de la vida se desplaza al mañana mientras tú intentas alcanzarlo infructuosamente? ¿Quién te dijo que este es un valle de lágrimas y que la felicidad hay que ganársela?

Pocas veces nos preguntamos qué es vivir, interrogando a nuestra profundidad. Consumimos nuestros momentos sin darnos cuenta, inmersos en fatigas innecesarias y luchas inventadas. Creemos en la historia acerca de nuestro pequeño mundo y las miseras de nuestro pequeño yo, viviendo de puntillas intentando que las cosas no se descoloquen demasiado.

Vivimos enjaulados en la dinámica de la supervivencia sin darnos cuenta de la gran simpleza que encierra la vida y que la llave de la jaula está en las cosas sencillas que ocurren en cada pequeño momento de nuestra vida, solo necesitamos darnos cuenta de que están ahí  y apostar por ellas, olvidando las falsas expectativas del mañana.

A menudo, me gusta preguntarme si lo que estoy haciendo en ese momento me haría sentir feliz en el caso de que ese fuera mi último instante en este planeta, si me respondo afirmativamente, sé que estoy viviendo con mayúsculas, en caso contrario me doy cuenta de que una vez más estaba sobreviviendo…

Ha llegado la hora de abrir los ojos y ver que los sueños de futuro que nos han vendido nada tienen que ver con la felicidad que tanto nos prometen. Ha llegado el momento de apostar por vivir despiertos, saboreando cada instante y las cosas sencillas que lo componen. Es tiempo de aceptar el momento tal y como se presente, sin interpretaciones, sin juicios, solo de esa manera conseguiremos sentir que REALMENTE hemos vivido.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s