Anticoncepción hormonal y sus riesgos

Una de las distintas formas en las que se ha vendido la liberación femenina, pasa por convertirnos en consumidoras de anticonceptivos hormonales, haciéndonos creer que esta «libertad» no tiene prácticamente riesgo alguno para nuestra salud, aunque la realidad es muy diferente.

La píldora, probablemente el método anticonceptivo hormonal más utilizado, fue el primer medicamento que se suministraba a personas que no estaban enfermas y que además empeora la salud con una gran cantidad de efectos secundarios, empezando por la alteración de la hipófisis inmediatamente después de tomarla, y que no son tenidos en cuenta.

Estos anticonceptivos llevan, entre otras cosas, estrógeno y progesterona, que emulan a las hormonas que naturalmente produce nuestro cuerpo, encargándose de  engañarlo intentando evitar que los ovarios produzcan óvulos que puedan ser fertilizados. Después de tres semanas se deja de tomar la pastilla  y se obtiene una falsa menstruación, y digo falsa, porque de alguna manera hace que la mujer crea que su cuerpo funciona de forma «normal», cuando esto no es verdad.

Es necesario señalar que cuando una mujer tiene la regla se despoja del grueso recubrimiento del útero que se acumula durante el ciclo, eliminando de forma natural los excedentes de hierro y proteína de la sangre, lo que evita, en gran medida, el riesgo de sufrir cáncer o enfermedades cardiovasculares. Es por eso, que las mujeres que no menstrúan o que lo hacen de una forma artificial tienen, por tanto, más probabilidades de sufrir una grave enfermedad en el futuro. Por todo esto, habría que considerar si el beneficio inmediato que proporciona este tipo de anticoncepción no se convertirá en una pérdida a la larga.

Según el epidemiólogo británico Klim McPherson,  experto en terapia hormonal sustitutiva y en los efectos de la píldora anticonceptiva, una de cada cuatro mujeres que hayan tomado la píldora durante mucho tiempo y que empezaran a una edad temprana, acabarán teniendo cáncer de mama.

Otro importante estudio sobre la píldora,  desveló que las mujeres que habían tomado la píldora en algún momento de su vida tienen un 60 % más probabilidades de sufrir un cáncer cervical o del cuello uterino. Asi mismo, está comprobado la incidencia de problemas circulatorios, tumores hepáticos, trombosis, embolias, etc

Personalmente, tengo dificultades para entender que alterando el funcionamiento natural del organismo lleguemos a creer que se está produciendo un avance científico, entiendo que, una vez más, estamos intentando controlar lo incontrolable alterando el discurrir de la naturaleza y poniendo en peligro nuestra salud.

Aquí os dejo el testimonio de algunas personas que sí han vivido la parte más negativa de la anticoncepción hormonal.

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s