La magia de vivir

Observo una flor, sin más, simplemente alerta, y de pronto me doy cuenta de lo idiotas que somos. ¿Cómo es posible que todavía sigamos buscando magia? Es realmente increíble como nos hemos perdido en el juego de la vida. La magia está ocurriendo a cada instante y nosotros buscando «entretenimientos» porque la vida nos resulta aburrida…

Cada especie en la naturaleza despliega la magia de la vida delante de nuestras narices y nosotros, como hemos entendido parte de su funcionamiento, evitamos su seducción sin entender que si consiguiéramos parar un minuto, solamente un minuto, a observarlo sin interpretación, caeríamos de rodillas llorando de emoción.

En la naturaleza no existe error alguno, todo ocurre en el momento adecuado, siempre que el ser humano no se inmiscuya en el proceso, por supuesto. Hay una armonía latente en cada árbol, en cada flor, en cada insecto, que supera con creces a nada que nuestra pequeña mente pudiera nunca soñar.

¿Cómo en algún momento se nos ha ocurrido creernos fuera del milagro de la vida? ¿En qué momento dejamos de sentirnos parte de este mundo paradisíaco? ¿Dónde cabe el olvido acerca de nuestra estirpe?

Solo es posible que nos hayamos olvidado empeñándonos  en entender nuestra vida desde la mente y olvidando que en nuestro corazón se encuentra la verdadera llave para entender la existencia. Nuestra mente y su hiperdesarrollo ha ocupado un papel protagonista que nos aparta constantemente de un entendimiento de la realidad que no sea el que pase por el filtro de las creencias y las rigideces mentales. No obstante, en el interior de cada ser humano, estoy segura, de que se encuentra un conocimiento profundo de quien somos en realidad. Hay una parte de nosotros que, aunque acallada por la mente, yace esperando ser reconocida.

A cada instante se despliegan un sinfín de situaciones y momentos que encierran la verdadera vida que no vemos habitualmente, pero que llegará un momento en que no podamos evitar. Esta vida esta llena de encanto, de señales que pocas veces entendemos porque vamos demasiado deprisa, procura ser abrazada y observada con ojos nuevos, sin programas, sin creencias, sin juicios.

Es cuando conseguimos ver la vida desde esa perspectiva más consciente y más libre, cuando nos damos cuenta de que todo encaja, de que en cada momento todo está sucediendo para nuestro mayor bien y es entonces cuando el vivir se hace ligero, pausado y gozoso.

Aquí os dejo un enlace de un buen libro que tiene mucho que ver con la magia de la vida, se titula Tus respuestas y su autora es María Amparo Servían.

 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s