La visión de la enfermedad de Hamer IV

Continuando con el trabajo del Dr. Hamer, llegamos a la cuarta de sus leyes, es la ley del sistema de ontogénesis de los microbios y las bacterias.

Esta ley explica el papel beneficioso de los diferentes grupos de microbios al correlacionarse con las cuatro capas embrionarias de nuestros tejidos (Endodermo, Mesodermo Antiguo, Mesodermo Nuevo y Ectodermo) durante la fase de curación. Defiende por tanto, que los microbios no son la causa de las llamadas enfermedades, sino más bien aliados nuestros que actúan de forma coordinada con el cerebro para que el proceso reparador se lleve a cabo de la mejor manera posible.

Durante los primeros 2,500 millones de años en la evolución, los microbios eran los únicos organismos que habitaban la Tierra. Eventualmente, los microbios habitaron de forma gradual al organismo humano en desarrollo. La función biológica de esos microbios era mantener los órganos y tejidos en un estado saludable. Durante todas las épocas, tanto microbios como bacterias y hongos han sido aliados leales, indispensables para nuestra supervivencia.

Antes de que el conflicto se produzca, mientras el organismo está funcionando de forma normal, los microbios están latentes. Por lo tanto, estos microbios están solamente activos en la fase de curación de un tejido en concreto y no actúan en el resto de los órganos. Por lo que podemos decir que no son los microbios que causan la enfermedad sino que, nuestro organismo utiliza los microbios para optimizar el proceso curativo

Los microbios son endémicos, viven en simbiosis con todos los organismos del entorno ecológico en el que se han desarrollado por millones de años. El contacto con microbios que son externos al organismo humano, por ejemplo a través de viajes al extranjero, no causa por si solo una «enfermedad». Sin embargo, podríamos decir que si un europeo resuelve un conflicto en los trópicos y está en contacto con microbios locales, el órgano relacionado con el conflicto, hará uso de las bacterias u hongos durante la fase de curación y al no estar el cuerpo acostumbrado a estos ayudantes inusuales, el proceso de curación puede ser bastante severo.

Es importante destacar que la forma en que los microbios ayudan al proceso de curación está en total con armonía con la lógica de la evolución.

Tras esta pequeña revisión de la Cuarta Ley Biológica, podemos entender que la causa de las enfermedades infecciosas no está en los microbios sino que juegan un papel beneficioso, por lo que el concepto de sistema inmunológico también deja de tener sentido

El Dr. en biología  Máximo Sandín ya lo dijo: «La lucha permanente contra los entes biológicos que han construido, regulan y mantienen la vida en nuestro planeta, es el síntoma más grave de una civilización alienada de la realidad, que camina hacía su autodestrucción».

Fuentes: http://www.germannewmedicine.ca/home.html   / http://www.dsalud.com/index.php?pagina=articulo&c=1511 / 

http://www.somosbacteriasyvirus.com/index.html

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s