La importancia de la autobservación.

A nada que ajustes tu atención a cualquier grupo de personas en una piscina o playa, te das cuenta de que las personas que los integran, cuando hablan, por ejemplo, de la política en España, lo hacen con tanto énfasis que podrías pensar que su propia vida en ese mismo momento estuviera en juego. En general, siento que sus opiniones parten de análisis de segunda mano y, por supuesto, manipulados. No obstante, se lanzan vehementemente a defender sus disparatadas creencias segregando adrenalina a raudales que, un poco más tarde, en la mayoría de los casos, pondrán a remojo con buenas dosis de alcohol, que les harán pasar de puntillas por el momento presente.

Es un hábito común anestesiar los momentos hablando de  los políticos de turno o de situaciones económicas o de actualidad, escondiendo debajo de la alfombra la vida propia, que se irá enranziando irremediablemente. Es una tendencia esta, que se deriva de la comodidad de ver la maldad humana, tan inherente a nuestra condición durante eones, reflejada en situaciones y personas externas. Sería mucho más molesto, aunque más sincero y productivo, pararnos a observar la crueldad que también vive en nuestro interior y que necesita un poco de luz para ser vista.

En estas tertulias, se defienden a capa y espada los personajes de los tertulianos, que se engalanan de galones y medallas que creen que les sitúan por encima de tanta maldad ahí afuera. Eso si, para sofocar sus peores y desconocidos instintos, se recurre de forma cada vez más frecuente a ayudas externas como tabaco, alcohol, y todo tipo de sustancias o situaciones que oculten lo que está por salir.

¿Cuánto más fácil no sería un poco de silencio y observación? Y desde ese silencio, la atenta mirada hacía uno mismo, mientras  procuramos hacer un sitio a nuestras luces y a nuestras sombras, llenándonos así de la comprensión de que somos miembros de una única realidad que constantemente refleja las porquerías propias en los espejos ajenos.

Creo, que una vez entendido que no hay nada fuera que no este dentro también, seriamos los protagonistas de un mundo más sincero, más humano y más hermoso.

 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s