Nuestra sexualidad, otra forma de control.

¿Cuántas veces te has preguntado si tu vida sexual es como debería de ser? y ¿Alguna vez te has preguntado qué es eso de como debería de ser?

En nuestra andadura por esta vida, como ya he comentado en otras ocasiones, hemos ido dejando abandonado a los lados del camino nuestro saber innato. Hemos cedido todo poder a opiniones y juicios externos que, en muchísimos aspectos de nuestra vida nos dicen como debemos de comportarnos.

Hemos creado reglas y normas, que de alguna manera nos hacen sentir seguros si las cumplimos y que nos hacen obviar nuestro sentir verdadero, apagando poco a poco nuestra parte genuina y natural.

Vivimos en una sociedad en la que el salirse de esas normas supone verse condenado al juicio y al rechazo en muchas ocasiones. En cualquier campo aparecen formas de «normalizarnos», y uno de esos campos es nuestra sexualidad.

Para empezar, se nos ha hecho creer que por mucho que una persona no tenga deseo sexual, debería tenerlo. Está de moda entender que una vida sexual activa es la opción más «saludable», y si dicha actividad entra dentro del número de veces que está estipulado que sea normal, mucho mejor, sino entraríamos a formar parte de las personas que pueden necesitar una medicación que les haga retornar al camino marcado.

Afortunadamente, cada vez son más las personas que están sacando los pies del tiesto y que empiezan a caminar por si mismas, reivindicando su individualidad y llevando a cabo una vida dirigida por ellos mismos, incluida su sexualidad.

Hay seres humanos que, durante periodos más o menos largos o, durante toda su vida, no tienen necesidad de tener relaciones sexuales, tal y como las conocemos. Eso no les hace anormales, sino todo lo contrario. La sexualidad entendida como una forma de comunicación humana puede ser practicada de muchísimas maneras diferentes a lo que nos han enseñado. Además, en muchos casos la sexualidad no deja de ser un acto creativo que en muchos momentos de la vida puede ser orientado en cualquier otra dirección que no tenga que ver con llevarse a alguien a la cama…

Una vez más, escuchémonos, porque esta  la única forma de saber que es lo que necesitamos en cada momento.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s