Y quise ser ya siendo…

Afanada he andado todos estos años en el intento de conseguir llegar a ser. Por ser imprescindible tal anhelo para poder hacerte un hueco en nuestra sociedad, he desoído de forma continua aquello que mi corazón gritaba.

Me he sentido protegida, en gran medida, gracias a mi aprendida rebeldía. Esa parte indomable me hacía creer que yendo en contra de lo que se me imponía me acercaba, aunque solo fuera de forma ilusoria, a lo que yo deseaba.

Me he complacido en pelearme con todo lo establecido, deseando sin embargo, llegar a ser todo aquello que desde muy niña se me inculcó como adecuado. He deseado secretamente ser todo lo que mis padres deseaban que fuera, por mucho que al mismo tiempo me alejara de ello como si quemara.

Han sido años de angustia, en muchas ocasiones, buscando mi sitio y a la vez procurando ser aceptada porque me resultaba imposible respetar las normas impuestas. La lucha llegó a extenuarme, no tanto por el gran desgaste que supone, sino más bien por el miedo a no ser capaz, que eso si que agota…

Es ahora, después de unos cuantos años en barbecho que empiezo a darme cuenta de lo absurdo de la lucha, de lo descabellado del querer ser aceptada  por todo el mundo, y sobre todo, me doy cuenta de lo disparatada que resulta la lucha por llegar a ser alguien sin haberte dado cuenta de que ya lo eres. Es como si una vez vestido pretendiéramos vestirnos de nuevo encima.

Ya somos, siempre fuimos y siempre seremos. Somos Hijos de la Vida solo por el hecho de encarnar en un cuerpo físico. Nos han vuelto a engañar: no hay nada a lo que aspirar, nada que conseguir, nada que llegar a ser. La lucha está en el futuro, la paz en el momento presente, y en el aquí y ahora eternamente somos.

Somos profundamente amados por la vida solo por el hecho de existir, no es necesario alcanzar nada para «llegar a ser». No hay que  llegar a nada porque ya hemos llegado. Aterrizamos hace mucho tiempo y sin embargo nos creemos aún en vuelo.

Somos viajeros en busca de un destino que no está en un punto más allá de donde estamos, sino en el inicio del viaje hacia nuestro interior.

¿Puedes escuchar a la vida susurrando a tu oído que el despertar es solo un sueño? ¿Te das cuenta, por fin, que siempre estuviste despierto aunque con los ojos cerrados…?

2 comentarios sobre “Y quise ser ya siendo…

  1. Resuenan tanto en mi tus palabras que son capaces de crearme un sentimiento de emoción al expresar con tanta exactitud un sentir que yo no hubiera podido plasmar.
    Gracias por ser, gracias por compartir.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s