Me olvidaré de los porqués

Tras la incansable búsqueda de respuestas que ha caracterizado mi vida, me doy cuenta de que todos los porqués que se pregunta mi incansable razón, son solamente producto de una mente que ignora que cualquier respuesta verdadera sería incomprensible para ella. Es una mente que no sabe que pertenece al todo y que todo lo conoce.

Después de experimentar una trayectoria marcada por la investigación a muchos niveles, llego a este momento en el que me doy cuenta de que esa búsqueda solo era una ilusión de quien se cree que no sabe nada aún sabiéndolo todo.

Voy más allá, cuando soy capaz de entender que yo soy Todo, se produce una retirada de mi yo con minúscula y entiendo que mi misión no es entender, sino vivir. El entender es un juego de la mente que nunca terminará porque siempre querrá seguir escalando las cimas de los saberes. Es otra forma de mantenernos entretenidos mientras la vida se desarrolla esplendorosamente dentro y fuera y nosotros, casi sin enterarnos.

Así mismo, me doy cuenta de que en el momento en que vivimos, la información a todos los niveles nos invade de forma aplastante. Para mentes incansables como la mía se produce una verdadera adicción al conocimiento, que a muchos niveles produce un desgaste enorme, sobre todo cuando la información aparece tantas veces sesgada y tergiversada, y después tienes que dedicarte a ver que parte te quedas y que parte no…

Observo que de forma, una vez más, muy hábil, se lanzan programas de información a la población para que, de alguna forma, sienta que tiene el conocimiento y que está eligiendo, cuando la realidad es que la elección hoy en día, pocas veces existe, ya que en los medios de comunicación de masas solo se nos informa de lo que se quiere que sepamos, nada más.

Nos bombardean una y otra vez con todo tipo de «deberías» incrustados en grandilocuentes teorías científicas y no científicas que nos empujen en la dirección que el sistema pretende.

Es por eso que, de una forma pausada, siento la necesidad de ir abandonando las preguntas y acogiendo las certezas que se alojan en mi sentir. Las preguntas siempre son de la mente pero las certezas son el hilo que une nuestro camino con el alma que nos anima.

Una vida sin porqués es una vida vivida desde el alma y por tanto, vivida de verdad.

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s