Obligados a tener sed

Hoy en día, el hecho de ir con la botella de agua en la mano a todas partes, se ve como algo habitual, deseable y saludable. Nos hemos convertido en la llamada generación del biberón, y no es de extrañar.

Empezó la cosa porque, una vez más, se nos hizo creer que con los mecanismos reguladores que vienen con nosotros «de fábrica» cuando llegamos al mundo, no teníamos suficiente. Entonces fuimos convencidos de que, en  contra de la necesidad de beber que pudiéramos tener, debíamos de ingerir una cantidad determinada de agua cada día, tuviéramos ganas o no…

A los deportistas se les convenció también de que el tipo de bebida más adecuada para ellos eran aquellas creadas a base de azúcares y otros componentes por las compañías con grandes intereses económicos (260.000.000  libras/año de beneficio en Inglaterra y 1.600.000.000 $ en Estados Unidos), aconsejándoles beber cada 15 minutos para evitar la hiponatremia que se pensaba que terminaba con la vida de algunos maratonianos. Esta recomendación, por supuesto, fue hecha desde la influencia de personas relacionadas económicamente con estas compañías.

No obstante, gracias a las largas e intensas investigaciones del conocido científico Tim Noakes, se ha podido comprobar que dichas muertes no tenían que ver con la deshidratación sino todo lo contrario, con un exceso de hidratación provocado por la ingesta excesiva de líquidos en los deportistas.

De forma simultanea a las empresas que fabrican estas bebidas para deportistas, las empresas dedicadas a vender agua embotellada  están en constante competición y para eso han creado un instituto de rehidratación «natural», desde donde tampoco ponen en cuestión la recomendación de beber más allá de nuestras necesidades percibidas..

En definitiva, son empresas aliadas que tratan de conseguir que las personas pierdan sus criterios naturales y dependan de fuentes externas para regular sus necesidades básicas…Una vez más, un intento de que otorguemos nuestro poder a fuentes externas que obtienen así el control de nuestro vivir en casi todos los ámbitos.

Como dice Teresa Forcades, que te tengan que decir cuando tienes que beber es una forma de esclavitud. Aquí os dejo una de sus muchas magníficas intervenciones

 

 

2 comentarios sobre “Obligados a tener sed

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s