Comer alimentos ecológicos, locales y de temporada

 

En los últimos años los hábitos alimentarios han sufrido una gran transformación. No siempre está transformación ha sido elegida. En general, nuestros hábitos alimenticios han sido organizados por las grandes multinacionales que han sabido dirigirnos hacia una alimentación manipulada, refinada, adulterada y llena de sustancias químicas.

La consecuencia ha sido que nuestra alimentación está carente de nutrientes y llena de sustancias que las hacen apetecibles de forma artificial.

Estas multinacionales de la agricultura están favoreciendo la enfermedad al producir alimentos de forma tan carente de equilibrio. A la vez, estas mismas empresas, fabricarán los medicamentos que se utilizarán después para tratar las enfermedades que generan los cultivos intensivos llenos de herbicidas y pesticidas.

Cada alimento en su momento

Nos hemos acostumbrado a tener todo tipo de productos en cualquier momento del año. Sin embargo, no nos damos cuenta de lo poco sostenible y saludable que puede ser tener a nuestra disposición tanta variedad.

 

Productos naturales
Fuente: Pixabay/Free_Photos

 

Cuando mi abuela hacía la comida seguía un proceso lleno de lógica. Nada tenía que ver que las cocineras autómatas de hoy en día. Nunca la vi preparar fresas en diciembre ni gazpacho en invierno. Tampoco se le ocurría tomar boniatos en verano.

Sin embargo, actualmente, nos hemos acostumbrado a que cuando vamos a comprar haya de todo lo que se nos pase por la cabeza. Incluso, muchas personas se gastan cantidades de dinero muy altas para poder comprar cosas fuera de temporada.
No nos paramos a pensar de dónde viene aquello que compramos. Tampoco es habitual pensar en cómo se ha tratado químicamente, ni si es el momento adecuado para que aquello que queremos comprar esté en el mercado.

Si realmente nos preocupa nuestra salud y el medio ambiente, debemos ser capaces de entender que los alimentos ecológicos son más sanos y cuidan el medio ambiente, y que los productos locales y de temporada son lo más adecuado para nuestra salud.

Los alimentos ecológicos

Los alimentos ecológicos proceden de un tipo de agricultura que apuesta por volver a las prácticas agrícolas que no emplean productos químicos para abonar los suelos o combatir las plagas. No se utilizan pesticidas, abonos químicos ni organismos genéticamente modificados.

Según un estudio llevado a cabo por Charles Benbrook en la Universidad del Estado de Washington, este tipo de alimentos son beneficiosos para la salud nutricionalmente superiores a los de otros tipos de agricultura. Se ha podido comprobar también que los productos de origen orgánico tienen menos pesticidas, menos cadmio y más antioxidantes.

Ecología
Fuente: Pixabay/artisano

El resultado de esta práctica agrícola son productos más sanos y con más sabor. Además, la agricultura ecológica es más respetuosa con el medio ambiente y genera menor contaminación. Su coste, no obstante, suele ser más alto, aunque cada día existen más grupos de consumo que consiguen precios mucho más asequibles.

Los productos locales

El hecho de consumir productos locales, de alguna persona que viva cerca de nuestra casa, tiene muchísimas repercusiones positivas, tanto en nuestra salud, como en la economía local.

Para empezar, cada euro que gastamos en productos cercanos genera el doble para la economía local. Así mismo, los productos son más frescos y habrán perdido menos el sabor que los que tienen que ser transportados y almacenados desde largas distancias.

Cuando un producto se recolecta en su momento óptimo de maduración tiene todas sus propiedades nutritivas y sabor. Además, no es necesario utilizar ningún conservante y siempre estaremos consumiendo productos de temporada con los precios adecuados.

De igual forma, consumiendo productos locales, evitamos emitir los gases contaminantes de los productos que tienen que ser transportados desde lejos.

Aparte de todo esto, es muy agradable sentarte a comer sabiendo de donde vienen los productos que utilizas. Conoces al agricultor, al panadero y sabes como trabajan.
Los agricultores locales, además, al no tener que producir de forma industrial, se pueden dedicar a una gama más variada de productos. Por ello, la variedad está asegurada.

Si miramos al tema económico, consumiendo productos locales impides monopolios que alteran los precios de origen. El 80% de los productos son distribuidos en España por pocas empresas que implantan los precios finales y la forma en que se produce. Si apoyas a los pequeños productores estarás luchando contra esto.

Ventajas para tu salud, para tu bolsillo, para el planeta y para la persona que lo cultiva o trabaja.

Alimentos de temporada

Nuestro cuerpo está íntimamente ligado a la naturaleza, por mucho que lo hayamos olvidado. De hecho, lo ideal sería que «nos comamos» lo que nos rodea para luego «devolverlo» y que se vuelva a crear.

Debido a esta unión, si pasamos por alto el ritmo en el que se desarrolla la vida, nuestro cuerpo nos pasará factura. Por ejemplo, es absurdo comer sandía cuando hace frío. De la misma manera que tomar frutos secos en pleno verano nos llenará de calorías que no necesitamos para nada.

 

Alimento temporada
Fuente: Pixabay/congerdesign

Entendemos por alimento de temporada aquel alimento que está en su mejor momento y que no ha tenido que ser sometido a ningún tipo de tratamiento para llegar a nuestro plato.
Veamos las ventajas de consumir alimentos de temporada:
Mantienen sus propiedades nutricionales. Es decir, su aporte de vitaminas, minerales y otros nutrientes es el adecuado. No hay prácticamente pérdida.
– También conservan sus cualidades organolépticas. Es decir, que su apariencia, textura y sabor son más intensos.
–  Así mismo, son alimentos más saludables, ya que no han crecido de forma artificial con productos que favorezcan su desarrollo rápido. Además de haber sido recolectados en el momento adecuado de maduración.
– Los precios, además, serán más económicos y favoreceremos la diversidad de los cultivos y el mantenimiento de la agricultura de siempre y local.
– Una vez más, estaremos respetando el medio ambiente ya que evitamos los gases emitidos al transportarlos desde países lejanos.

En definitiva, si apostamos por productos ecológicos, locales y de temporada, estaremos apostando por una manera más saludable y sostenible de vivir. Nuestro cuerpo nos lo agradecerá y colaboraremos con las personas que trabajan para que este planeta no siga avanzando hacía la destrucción.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s