El lío de la moda

Cada día siento que me despierto en cierta medida. Las creencias se van cayendo poco a poco ante mi atónita vista. Todo aquello en lo que he creído y que ha dirigido mi vida aparece como algo absurdo y carente de substancia.

De todas formas, todo esto es parte de un proceso que se va desarrollando de una forma armónica y tranquila. No ocurre de repente, afortunadamente.

En esta ocasión, me he dado cuenta de lo absurdos que somos con el tema de vestirnos. Hemos llevado una cosa tan normal como esa a unos límites más que ridículos.

 

Moda
Fuente: Pixabay/Free-Photos

 

El hecho de no aparecer desnudos ante los demás apareció en un momento de la evolución para satisfacer una necesidad. La primera necesidad debió de ser el frío, seguramente después vino el pudor, o quizá vinieron juntas. Eso me da igual.

Desde entonces hasta nuestros días las necesidades respecto al hecho de vestirnos han crecido de forma apabullante.

En nuestros días, necesitamos ropa de verano, de invierno y de entretiempo. También necesitamos ropa de fiesta, de deporte, de aventura, casual, de trabajo, de afterwork, de salsa, y mucho más. Si no tienes en tu armario ropa para cada una de todas las ocasiones previsibles o imprevisibles, puedes darte por perdido. Aunque también es verdad que siempre puedes salir corriendo a comprarla.

Nos sentimos muy orgullosos de poder comprar ropa de todo tipo a precios muy baratos. Sin embargo, pocas veces nos paramos a pensar de dónde viene esa ropa, de qué materiales está hecha o quién y en qué condiciones laborales y sociales la ha hecho. Está claro que algo muy barato siempre tiene que proceder de fabricaciones baratas, en las que no se ha tenido en cuenta ni el medio ambiente ni a las personas que intervienen en la fabricación.

A poco que reflexiones te das cuenta de lo absurdo de toda la tontería que hemos creado en torno a la moda y nuestra necesidad de vestir. Es triste observar, por ejemplo, a muchas mujeres que se visten con ropas extremadamente ajustadas en las que no pueden respirar. O aquellas otras que se suben en enormes tacones para parecer más deseables, que les rompen la espalda los pies y la autoestima.

Así mismo, da mucho que pensar ver a los hombres con sus trajes costosos para ir a trabajar. Esos trajes que llevan camisa, corbata y chaqueta cuando las temperaturas son de 35º a la sombra… Pero sin ellos no se podría saber que tienen eses «fabulosos» trabajos en los que son obligados a llevarlos.

Y para que hablar de los disfraces que nos ponemos en bodas, bautizos y comuniones. Nos lo tomamos tan en serio que no nos damos cuenta de que lo que llevamos es un disfraz y nada más. De hecho, incluso hacemos fotos y presumimos con ellas, además muy en serio…

Si además de todo esto pensamos en la cantidad de dinero que supone renovar nuestro armario cada año o cada temporada, seremos mucho más conscientes de nuestra locura.

 

Esclavos
Fuente: Pixabay/Engin_Akyurt

 

La vida es posible, y mucho más fácil, sin tanta indumentaria. Se puede vivir y disfrutar de la vida con poca ropa y sin necesidad de cambiar de disfraz según las circunstancias.

La seguridad en nosotros mismos nada tiene que ver con la ropa que llevemos en un determinado momento. Es totalmente factible pasar años sin comprar ni necesitar ropa, y no pasa nada.

La vida, en todas sus facetas, es mucho más sencilla de lo que hemos creído. Se puede vivir sin ir de compras, sin comprar más que lo necesario. El consumo continuo e irresponsable no es una necesidad real, es una necesidad impuesta.

Rompamos las cadenas que nos hacen vivir como esclavos y comencemos a darnos cuenta que la puerta de nuestra prisión no está cerrada. Solo tenemos que despertar y tomar la decisión de salir de la cárcel de nuestras creencias heredadas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s