Educar empoderando

El término educar procede del latín ex ducere: encaminar, sacar desde dentro de cada individuo los talentos y virtudes, llevando así al alumno desde su centro, a plasmar su singularidad en la sociedad. Lamentablemente, en nuestra sociedad, hemos aplicado el educare: alimentar,  que llena de conocimientos al alumno aunque no sirvan para nada y contribuyan a sofocar sus talentos innatos.

Afortunadamente, cada vez más docentes están entendiendo que un sistema educativo de estas características es una forma insana de ir mutilando seres que eran completos y convirtiéndoles en esclavos del sistema.

Carlos Gonzalez es uno de estos docentes, es licenciado en Ciencias Físicas y fue profesor de matemáticas y física para adolescentes durante 24 años. Según sus propias palabras, abandonó la docencia convencional porque el ambiente llegaba a axfisiarle y se veía obligado a hacer cosas contrarias a su sentir, por lo que se convertía en un falso maestro al no poder ser el ejemplo de lo que trataba de enseñar a sus alumnos. Desde entonces se ha dedicado a desplegar libremente su autenticidad en una muestra de respeto a si mismo. También cuenta Carlos que se sentía «preñado» de nuevas ideas que necesitaba parir cuanto antes.

Es por eso que  se convirtió en divulgador del nuevo paradigma científico y escribió su primera novela  «Veintitrés maestros, de corazón» , de obligada lectura para cualquier persona interesada en otra forma de ver la educación.

Según Carlos Gonzalez, la educación actual tiene sus pilares en procurar mantener un sistema basado en el materialismo, por lo que el concepto de ser humano quedaría extremadamente limitado. Es una educación que se olvida de los potenciales personales y los relega al olvido cubriéndolos de creencias disfrazadas de verdades. Es por esto por lo que el espíritu científico es sustituido por el cientifismo y la espiritualidad por religiones, agnosticismos, etc. Tal y como apuntábamos al principio el sistema va alejando, poco a poco, al alumno de su esencia y de su propio poder y se convierte entonces, en una forma de adiestramiento que alimenta al sistema pero desnutre y enferma a las personas, tanto física como psicologicamente.

Una nueva educación es posible, y sin duda vamos hacia ella. Aquí os dejo una estupenda entrevista a  Carlos Gonzalez.

 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s